¡Carlos Fuentealba, presente!

Noticias

04 abr 21


Desde hace 14 años, desde aquel trágico 4 de abril de 2007, Carlos Fuentealba se ha convertido en una bandera de la docencia en lucha.

En el marco de un duro conflicto salarial el sindicato ATEN resolvió hacer piquetes para cortar “la ruta del turismo” en el comienzo de la Semana Santa y así obligar al gobernador Jorge Sobisch a abrir una mesa de negociación. Carlos era delegado de su escuela, no estaba de acuerdo con la medida pero no dudó en acatar lo que había resuelto la mayoría y allí estuvo en la Ruta 22 a la altura de Arroyito.

Decenas y decenas de docentes fueron llegando en autos, en combis, en colectivos. Empezaron a ubicarse sobre la ruta pero rápidamente se vieron intimidados por un inmenso despliegue policial. Con cascos, con chalecos, con escudos, con armas, con cargos hidrantes cientos de policías empezaron a avanzar. Los huelguistas se replegaron, se subían a los vehículos o caminaban por un costado de la ruta hacia una estación de servicio cercana. Carlos Fuentealba ayudaba a los más rezagados; con la policía disparando a sus espaldas fue el último en subirse al último auto, un Fiat 147.  A escasos metros del auto el cabo Darío Poblete disparó su arma; el proyectil atravesó la luneta del vehículo y penetró en el cuello del docente hiriéndolo mortalmente. Como dice un inmenso cartel al costado de la ruta, allí “Carlos dio su última clase”.

La noticia corrió por todo el país y fue la conmoción, la indignación, la impotencia y también la lucha. “Las tizas no se manchan de sangre” fue el grito que atravesó las escuelas de cada rincón de la geografía nacional. El paro convocado por la Ctera para el lunes 9 de abril, a continuación de la Semana Santa, fue de una contundencia histórica, como lo fueron las marchas que recorrieron las ciudades capitales de cada provincia. En Rosario hicimos la movilización docente más grande en décadas. En Neuquén la movilización social fue inmensa y durante meses la Casa de Gobierno y la Legislatura permanecieron cerradas.

Hoy seguimos con la lucha por la justicia. Pedimos la cárcel para el gobernador Sobisch y todos los responsables políticos de la feroz represión que se llevó la vida de un maestro.

Hoy seguimos levantando sus banderas de lucha. Porque miles de docentes viven bajo la línea de la pobreza, porque reclamamos mejores condiciones de trabajo, porque defendemos una escuela pública que debe ser un derecho para todas y todos.

Este año para nuestra Amsafe Rosario el recordatorio será particular. A partir de sendas presentaciones que hicimos durante el 2020 habrá calle “Maestro Fuentealba” en Rosario y en Granadero Baigorria.

✅ El jueves 8 será la imposición del nombre en Baigorria frente a la escuela 6418.

✅ El viernes 9 será en Rosario, en la calle que pasa frente a la sede del Ministerio de Educación.

Serán jornadas de recuerdo, de homenaje, de lucha.

Allí nos encontraremos para volver a gritar ¡Compañero Carlos Fuentealba, presente!

Ver todas las Noticias